Make your own free website on Tripod.com
APRA Global
Globalización, imperialismo y neoliberalismo

HOME

¿Globalización o aceleración de la penetración imperialista?
Globalización, imperialismo y neoliberalismo
Respuesta al ex-dictador Fujimori
La pobreza y los parlamentarios apristas

En su mensaje "Debate sobre el Aprismo Futuro", el compañero Javier Barreda, Presidente de la Comisión Nacional de Ideología y Doctrina del PAP (CONAID), ha presentado algunas de sus ideas iniciales en cuanto al Partido. En particular, el compañero Presidente de la CONAID ha criticado implícitamente a aquellos que según él, desconocen a la globalización como fenómeno real y sólo la entienden como "mera continuidad del imperialismo" o que "la confunden con el neoliberalismo".

 

Al respecto creo necesario, desde el inicio, reiterar tres afirmaciones básicas:

 

Primero, la globalización actual es la manifestación por excelencia de la aceleración de la integración capitalista.

 

Segundo, dicha aceleración es la expresión contemporánea de la penetración imperialista llevada a cabo a escala mundial.

 

Tercero, la globalización actual ha sido promovida por las políticas implantadas por el neoliberalismo, en especial las políticas de desregulación estatal.

1.         ¿Globalización como fenómeno o globalización como ideología?

 

La globalización puede estudiarse en dos ámbitos distintos:

 

·        como fenómeno económico y político real contemporáneo, y

·        como ideología de la globalización.

 

Con respecto a la globalización como fenómeno real he presentado algunas ideas en un artículo que volví a publicar en "APRA Global" hace pocos días ("¿Globalización o Aceleración de la Penetración Imperialista?"). Me parece que no es necesario repetir los argumentos incluidos en dicho artículo. Lo que sí debo tratar de presentar en esta oportunidad es una caracterización de la ideología de la globalización, doctrina que alienta y promueve el fenómeno real de la globalización. La doctrina de la globalización se puede resumir en los siguientes planteamientos:

(a) La economía mundial está cada vez más integrada, fundamentalmente como consecuencia de la operación de las empresas trasnacionales.

(b) Ha surgido una economía globalizada que opera a escala mundial y en la que las economías nacionales están condenadas a desaparecer. Las actividades productivas, comerciales y financieras que antes se alojaban en las economías nacionales se cumplen ahora en el marco de un nuevo sistema que funciona a escala planetaria. En esta situación mundial globalizada ya no tiene vigencia el concepto de estado-nación.

(c) El funcionamiento de la economía global hará que cada país produzca lo que más eficientemente puede producir, elevando de esta manera la eficiencia económica mundial y mejorando el nivel de vida de toda la población.

(d) Las políticas estatales a nivel nacional son intrínsecamente incapaces de poder orientar a la economía globalizada. La economía globalizada pone en tela de juicio la eficacia y eficiencia de las políticas publicas. Asimismo, la globalización torna innecesarias a las políticas estatales. Si dichas políticas promueven la globalización, estarán intentando suplantar al libre mercado, que por sí solo y automáticamente funciona mejor que el Estado. (Este es el argumento de "la mano invisible" de Adam Smith). Si las políticas públicas se enfrentan a la globalización, entonces están condenadas al fracaso, pues van en contra del postulado (c).

(e) Traduciendo esta argumentación a nuestra terminología política, lo que afirma de manera implícita la ideología de la globalización es que, finalmente, el imperialismo ha vencido, por más que nos duela a los apristas. En ese contexto, el Estado está condenado a fracasar si intenta enfrentarse al imperialismo, o si trata de negociar mejores términos con el. Por ejemplo, si en el Perú un Estado Antimperialista intenta imponerle condiciones al capital extranjero lo único que se lograra es que este capital emigre a países que no impongan dichas condiciones. Por tanto, no hay posibilidad ya de establecer un Estado Antimperialista, ni de implantar políticas de defensa nacional contra los efectos negativos de la globalización. Inclusive, la acción de los sindicalistas al exigir mejores condiciones de trabajo haría perder las ventajas comparativas logradas por el país, pues induciría al retiro del capital extranjero.

(f) De esta manera, la vigencia de la globalización torna obsoleta la ideología, doctrina y programa originales del APRA. Se hace así necesario "refundar" el Partido, eliminar de un plumazo los elementos sustantivos de su ideología y doctrina y establecer un programa económico-social basado en generalidades irrelevantes, en el que el devenir económico del país se encuentre librado, única y exclusivamente, al mecanismo del mercado capitalista.

(g) Los "fracasos electorales" del PAP en los últimos anos no hacen sino denunciar la "cerrazón" del PAP a la necesidad del cambio y demuestran la obsolescencia de una plataforma aprista "desvinculada de la realidad", la misma que solo es defendida por "conservadores", "ortodoxos", "cabezas calientes" y "dinosaurios politicos".

2.         Las falacias de la ideología de la globalización

 

Cabe preguntarse el grado de corrección de esta ideología de la globalización con la que se pretende reemplazar al ideario aprista. Para responder esa pregunta será necesario revisar los puntos iniciales del esquema señalado en el párrafo anterior.

(a) Con relación a la primera proposición, es indudable que es cierta. Lo que se calla, sin embargo, es que la integración capitalista mundial es un fenómeno progresivo llevado a cabo en centurias, como ya expliqué en el artículo antes citado. La globalización no es un proceso nuevo sino un proceso evolutivo que se ha producido a través de siglos y que se ha acelerado en la última decada debido fundamentalmente a la desregulación de los mercados internacionales propuesta por el neoliberalismo y, en menor medida, a los progresos de la técnica.

(b) El segundo postulado de la economía globalizada es una visible exageración. Presentaremos cinco indicadores para comprobar lo dicho, cifras que son aportadas por Aldo Ferrer ("Historia de la Globalización", "Hechos y Ficciones de la Globalización", FCE, Argentina) y por Robert Wade ("Globalization and its Limits: Reports of the Death of the National Economy are Greatly Exaggerated"):


- El 80% de la producción mundial se vende en el mismo país productor; las exportaciones solo constituyen el 20% de la producción mundial.


- El 95% de la inversión mundial se financia con ahorro interno de los mismos países.


- En los países capitalistas avanzados, la inversión interna hecha con capital interno es mayor que la suma de la inversión directa en el extranjero y la inversión extranjera en el país.


- La producción de las transnacionales sólo es el 7% de la producción mundial. Dicho porcentaje es inferior al de la economía informal (inclusive sin considerar el tráfico de drogas).


- Las trasnacionales siguen concentrando en sus países de origen sus actividades estratégicas y de investigación y desarrollo.

(c) En cuanto al tercer y cuarto postulados, debemos recordar lo explicado por el célebre financista George Soros acerca de la inestabilidad intrínseca de la economía globalizada y relacionar esa característica de una economía globalizada con la situación de la población del país. Con este fin podemos utilizar un ejemplo. Aceptemos que Perú necesita capitales externos para su desarrollo. Según la ideología de la globalización hay dos formas de atraer esos capitales.

 

La primera es ofreciéndoles una tasa de interés mas alta que la vigente en sus países de origen y otras naciones en similar necesidad.


- Por lo tanto, Perú eleva las tasas de interés para atraer capital-dinero del extranjero.


- La elevación de las tasas de interés trae consigo una afluencia de capitales altamente móviles que se mantienen en el país en tanto los rendimientos sean atractivos. Sin embargo, las tasas elevadas de interés originan una fuerte retracción de la producción interna y una fuerte caída en el empleo y en los salarios reales.


- En ausencia de controles sobre los capitales extranjeros, no hay forma de aplicar políticas de reactivación productiva interna basadas en reducir las tasas de interés. En el momento que se intenten aplicar estas políticas para mejorar la situación de la población, al no ser ya atractivos los rendimientos, los capitales extranjeros huirán del Perú y generarán una gran inestabilidad.

 

La segunda forma de captar inversión extranjera es ofreciéndoles a los capitales externos una tasa de utilidades mayor que la existente en los países de origen y otras naciones en similar necesidad.


- Por lo tanto, habrá que poner a disposición de los capitales extranjeros tanto al "cholo barato" como los "recursos naturales baratos" para permitir la realización de sobre-utilidades.


- Habrá que "flexibilizar" la legislación laboral, reprimir la formación y funcionamiento de los sindicatos y desmantelar los esquemas que intenten repartir parte de esas utilidades entre los trabajadores. Por cualquiera de estos caminos se reprime el consumo y en general se reprime la demanda interna. Por tanto, el nivel de vida de la población tiende a empeorar. Si las políticas pro-globalizadoras intentan reemplazarse, en ausencia de controles sobre los capitales extranjeros, éstos saldrán del país generando la conocida secuencia desestabilizadora.

 

Con respecto al papel supuestamente inefectivo de los Estados debe recordarse la importancia estratégica que jugaron las políticas estatales para promover la globalización actual. La aceleración del fenómeno globalizador no sólo se debe al progreso tecnológico operado en computación, telecomunicaciones y transportes; se debe fundamentalmente a la desregulación de los mercados financieros, desregulación sugerida, promovida y ejecutada por los gobiernos neoliberales de Ronald Reagan y la Thatcher e implementada en el resto del mundo a través de las políticas neoliberales impuestas por el FMI y el Banco Mundial.


3.         Tres ideas finales


(a) El compañero Presidente de la CONAID carece de fundamento al afirmar que quienes criticamos la globalización, lo hacemos sólo desde un punto de vista ideológico y que nos negamos a reconocer a la globalización como fenómeno real. (El tema de la globalización como fenómeno real fue tratado en "¿Globalización o aceleración de la penetración imperialista?".)

(b) La afirmación de Víctor Raúl en el sentido que "ningún país subdesarrollado podrá salir de su retraso sin la ayuda económica y tecnológica de los países desarrollados" es una de las tesis apristas recogidas por el Movimiento de los Países No Alineados al defender lo que se conoció en los años 70 como la necesidad de un "Nuevo Orden Económico Internacional" (NOEI). En asambleas internacionales, como parte de dicho NOEI, se llegó a establecer que los países desarrollados deberían aportar alrededor del 1% de su producto nacional bruto como ayuda para el desarrollo del Tercer Mundo. Por supuesto, la iniciativa del NOEI fracasó, pues la inmensa mayoría de los países capitalistas avanzados negaron su participación, con muy pocas excepciones, entre las que deben señalarse los casos de los Países Bajos y algunos países nórdicos. Hoy en día, ninguno de los promotores internacionales de la globalización, comenzando con los Estados Unidos, reconoce ni acepta el principio defendido por Víctor Raúl. Por ejemplo, los yanquis practican actualmente la política de "comercio e inversión sí; ayuda no". Por eso no es de extrañar que la iniciativa del jubileo de la deuda externa haya sido respondida con el frío silencio de las potencias que están detrás de la globalización. Olvida así el compañero Presidente de la CONAID que los promotores y principales beneficiarios de la globalización son los primeros en negar la ayuda económica y tecnológica a los países subdesarrollados.

(c) Finalmente, recuerda el compañero Presidente de la CONAID la afirmación de Haya de la Torre en el sentido que "un partido como el APRA no cierra el camino a ninguna posibilidad realista del presente o del futuro". Así como está presentada, dicha frase ha sido extraída de su contexto. La cita mencionada pertenece a un párrafo de 58 líneas (!) en el cual Víctor Raúl nos recuerda, veinte líneas antes, que:

 

"El cooperativismo, la nacionalización de la tierra y de toda la industria que sea posible nacionalizar, y la organización de un nuevo sistema de economía nacional que se oponga a la monstruosa explotación del imperialismo -centralizando hasta donde se pueda, el gobierno económico nacional- he ahí las primeras tareas en el orden interno para los apristas de cada país... Bajo las banderas de un partido de programa definido y económico como el APRA, el movimiento antimperialista irá tanto más lejos cuanto mayor sea el ímpetu revolucionario que lo acompañe... Un partido como el APRA no cierra el camino a ninguna posibilidad realista del presente o del futuro".


Víctor Raúl Haya de la Torre, "El Antimperialismo y el APRA" (http://antimperialismo.tripod.com/elantimperialismoyelapra/id14.html)

 

En otras palabras, como "movimiento antimperialista" y "bajo las banderas de un partido de programa definido y económico como el APRA", el PAP no se cierra a ninguna posibilidad realista. Se deduce entonces que el realismo no se produce en el vacío sino en el marco del programa definido y económico del APRA. Mucho menos se produce reemplazando la doctrina aprista con la ideología de la globalización, que es lo que parece proponer el compañero Presidente de la CONAID.

Publicado en "APRA Global"

http://mx.groups.yahoo.com/group/PAP/message/2002

Sábado 13 de mayo de 2000

Enter supporting content here